4 de enero de 2011

ODIO LOS LIBROS!!!


Recordando con cariño a Rebeca y su gusto por coleccionar libros.

Odio tener libros en el librero. Suena absurdo, pero es algo que no me gusta. Con esto no digo que no me guste leer.
Para mi el papel se hizo ligero para volar. Por eso no me gusta ver libros tristes, con palabras aplastadas, ahi intactos en los entrepaños del librero.

Me gustan los libros felices, esos que ostentan pastas gastadas, hojas con huellas digitales y gotas de cafè.


Mi hermana no soporta prestar sus libros, ni siquiera que alguien los toque. Son sus tesoros, estàn ahi, relucientes sobre un mueblecito tan blanco y pulcro que seria la envidia de la biblioteca de Alejandrìa.
Son muchos y todos con su nariz respingada me ven cada que paso frente a ellos. Intactos y en perfecto orden.

Algunas veces ella me ha dicho que porque no pido de vuelta los libros que he prestado. Eso a mi no me interesa, estoy segura que si un dia regresan a mi serà solo para descansar de dar vueltas.


En cambio mi librero, es un caos, los ejemplares uno encima del otro sonrien como trotamundos. Algunos esperan ansiosos llegar a otras manos, otros añoran los libros prestados que nunca volveràn.
Cada uno tienen su uso y mision. Por ejemplo, los que no me han gustado sirven como libretas o agendas bajo la teoria de no desperdiciar ni un milimetro de papel (debemos cuidar los bosques, ja!). Esa costumbre la adquirì de mi abuelo, excelente dibujante (odio no haber heredado eso), que tenia un solo libro favorito y se dedico a hacer bocetos en cada una de las pàginas.
Asi que cuando alguna persona se interesa en una de mis agendas, se lo lleva, con todo y mis apuntes.

Y si se trata de mis libros favoritos, pues intento prestarlos bajo consigna de que me sean devueltos, aunque sè que eso es poco probable.

Por eso tendrè siempre pocos libros, algunos ansiosos de pasar de mano en mano, otros destinados a ser mis cuadernos y otros tantos para nivelar alguna mesita inestable.

*Este año procurarè leer mas, aunque eso implique tener que controlar mis nervios y ansiedad al entrar a una libreria a comprar o mis alergias cuando entro a las librerias de viejo.

Ya lo superarè.

2 comentarios:

miss eccetera dijo...

órale, eso si que está chistoso. Nunca había pensando en "la vida" de los libros fuera del librero, y es complicado ¿sabes? es que, creo que hay libros para todo y bueno, a fin de cuentas el libro (como objeto) es el equivalente al cuerpo del ser humano (que envejece) lo chidito es el alma que habita dentro de el.

Creo que no dije nada, jaja pero buee, prometo meditarlo y regresar a dejar un comentario más "coherente"

saludos señorita K.

Anónimo dijo...

Á mi también me gustan aquellos libros q no sólo tienen letras, si no una gran historia en el escenario de sus "vidas", prometo q mis libros ya no serán tan petulantes después de esto