26 de noviembre de 2009

EN BAJA FRECUENCIA


Tantas cosas que tengo que hacer y no puedo enfocarme. El dìa esta precioso, el clima es perfecto, ya vinieron los colibries a la granada, Belle & Sebastian suenan como fondo musical, pero no logro subir mi frecuencia.
Quizà sea por el extraño sueño que tuve toda la noche, y que provocò que despertara dos veces con los ojos pegados por las làgrimas secas.

Intento recordar como fuè, y lo ùnico que visualizo es a una persona muy querida flotando lejos, en un paisaje anaranjado, y yo corriendo como loca sin alcanzarlo.

Hace mucho tiempo que no tenìa esos sueños, es màs con el trajìn diario ni siquiera recordaba a esa persona. Tal vez sea eso, la he abandonado y necesita aunque sea que me acuerde un poquito de èl.

Quisiera dormir de nuevo, para concluir el sueño. Alcanzarlo y decirle que todo està bien, que soy imperfectamente feliz y que he seguido su consejo al pie de la letra: Vivir intensamente, hacer lo que me gusta y nunca arrepentirme de nada. Abrazarlo y sentir ese calor y seguridad que nunca nadie ha logrado igualar.

Espero terminar pronto para dormir y ver si logro mi cometido, mientras la voz de Murray Lightburn serà mi consuelo.

*Rudolph, creo que sigo extrañàndote y mucho. El dia que termine mis misiones por acà ojalà ya me tengas preparado un pedacito de nube a tu lado. Anhelo platicar largamente contigo y que me regañes mucho.
¡Mamito, te sigo queriendo mucho, aunque ya no estès a mi lado!

1 comentario:

miss eccetera dijo...

(inserte aquí un emoticon con forma de abrazo)