25 de diciembre de 2009

PAELLA CALIENTE PARA EL ALMA



Despuès de esta extraña, medio triste y educativa Navihdukka, en casa hemos tomado la determinaciòn de terminar el año agradeciendo que estamos vivas.
__________________________________________

Desde tiempos ancestrales en casa se acostumbra preparar en los festejos una deliciosa paella. Siempre ha sido como un platillo simbòlico, que nos une y nos ayuda a decirnos te quiero con sabor azafranado.

De pequeña yo no adorè este platillo, pues me parecìa muy detestable el tener que comer mariscos y carne mezclada en mi arroz. Fuè ya mas grande cuando empecè a apreciar su significado.
Siempre ha sido un ritual, desde preparar la paellera hasta tener listos todos los ingredientes. Para que el resultado sea una exquisitez que envuelve tiempo y amor en su sabor. Claro està que parte muy importante de este ritual culinario es hacerlo en equipo y acompañar el momento con una buena botella de vino o tequila (segùn sea el ànimo de los cocineros).

Mi memoria, guarda el maravilloso recuerdo de mis padres preparando paella, cantando y riendo al calor del tequila y de las brasas. Esa imagen siempre la he llevado en mis ojos, y permanecerà intacta hasta el fin de mi vida.
__________________________________________

Este año he sido nombrada como la responsable de elaborar la paella que serà el primer platillo que probaremos una vez iniciado el año nuevo. Me emociona saber que tendrè a mi cargo el arroz y el azafràn, la intensidad de las brasas y la dosificaciòn del tequila (mi primera decisiòn ha sido que la bebida para los cocineros serà un buen tequila, derecho).
_________________________________________

Solo espero que todo salga bien y que no envenene a nadie, y si llega a pasar me justificarè diciendo que fuè el exceso de amor existente.

*Documentarè todo con fotos para pasar el reporte.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No se vale, sabias de antemano que me iba a encantar... y obvio, me encantó. Perra, Gata, sea lo que sea, eres encantadora.
Sé de antemano que te va a quedar bien piocha la Paella, porque antes que el azafrán, el ingrediente principal de una buena Paella, es al "amor".
El amor de ese que ¡sí! sabias de su existencia, el amor por tus seres queridos (los invisibles y los visibles), el amor por tu profesión, el amor por tus pasiones, el amor por tus recuerdos (lejanos o cercanos), pero también del otro amor, de ese amor que nos hace escépticos, ese amor del cual preferimos dudar o desconfiar.
Como quiera, estas cargada de amor, así que estoy seguro que mi nariz de sabueso, registrara el olor a la mejor paella de México iniciadas las primeras horas del año 2010… 2010, ¡El Año de la Gata!.

No se vale, sabias de antemano que me iba a encantar…

miss eccetera dijo...

pfff! yo soy fan de la paella!!!
miss...yo ando libre esta semana, apañemos a maluza y vayamos por un café :D

Felices guisos!

kat dijo...

Miss veamonos ya!,secuestremos a Maluza. Yo regreso el miercoles a Mexicou city, ya sabe me voy el lunes a explotar artesanas...nos vemos el miercoles? nos ponemos de acuerdo, mandame tu cel en un mensajin de feis, vale?...abrazote!

kat dijo...

Anonimo, porfa no me cambies la especie, soy una Gata bien Perra, jaja.
Y si se vale, cocinar es lo mio,bueno despues de diseñar. ¿¿Gusta?? està usted invitadisimo, ya si no puede prometo que un dia no muy lejano le prepararè una paella para usted solito. Beso.

Anónimo dijo...

Gataperra, cuidado con lo que promete... recuerde.
Otro beso.

kat dijo...

Porque lo cumplirè lo prometo, asi que tu solo cree en mi.